0

Grupo 7

 grupo-7

A pesar de sus dieciséis nominaciones a los premios Goya, Grupo 7 no deja de ser una película de género con más defectos que virtudes, que se va diluyendo según avanza su visionado y que cae en el mismo error que muchas películas del género policiaco, es decir,  poner más hincapié en los hechos que estás contando que en cómo muestras esos hechos al espectador.

Grupo 7 nos narra la historia de un cuarteto de policías de Sevilla que, en los años previos a la Expo de 1992, forman parte de los varios grupos que se formaron para acabar con el tráfico de drogas en la capital hispalense. La historia se centra en dos de ellos: Ángel (Mario Casas) joven  ambicioso, casado con Elena (Inma Cuesta) y Rafael (Antonio de la torre), el veterano del grupo, cuya caza al traficante es una cuestión de ámbito personal. El éxito profesional de este grupo no estará exento de acciones ilegales, cubiertas por sus superiores, dejando un reguero de cadáveres por el camino.grupo7_9347_north_461x353

En el apartado actoral  poco hay que contar, Antonio de la Torre realiza su trabajo de forma brillante como siempre, pero no es ni de lejos, como he leído por algún que otro sito, su mejor trabajo como actor. Personalmente me han llamado mucho más la atención sus trabajos en películas como “Azul oscuro, casi negro” (2006, Daniel Sánchez Arévalo), “Una palabra tuya” (2008,Angeles González Sinde), “Gordos” (2009, Daniel Sánchez Arévalo), “Balada triste de trompeta” (2010, Alex de la Iglesia) o “Primos” (2011, Daniel Sánchez Arévalo).  Respecto a Mario Casas, es lo que hay, buena fachada, poner cara de enfadado y poco más, de donde no hay no se puede sacar. Y la pobre Inma Cuesta, en fin, me imagino la cara del productor al constatar que lo que había pagado por contratar dicha actriz se traduce en no más de cinco minutos en pantalla.

Los múltiples actores secundarios que pueblan la película son de lo mejor de la misma, a pesar de que a ninguno de sus personajes se les da la importancia necesaria para que su actuación brille. De todos ellos me quedo con Estefanía de los Santos que en su papel de “La caoba”, realiza una destacada actuación que le ha reportado la nominación a los Goya como mejor actriz revelación.

El guión corre a cargo de Rafael Cobos, con la ayuda del director de la cinta Alberto Rodriguez. La idea original es muy buena, con unos diálogos que intuí muy correctos, digo intuí porque la mitad de las veces no se entiende lo que los actores dicen debido a  que el sonido ambiente está a un volumen mayor que el de los diálogos, lo que hace imposible en muchas ocasiones distinguir lo que dicen los actores. Alguno pensará que es problema del acento, pero no es mi caso ya que viajo a Cádiz casi todos los años, por lo que estoy acostumbrado a la forma de hablar de los andaluces. Lo mismo le ocurrió a la persona que vio conmigo la película por lo que no creo que tenga que ir a revisarme los oídos en un plazo corto.imagesCAZ0M6BQ

Los dos personajes principales están bien construidos, sin embargo el personaje interpretado por Mario Casas está mal desarrollado en parte por la incapacidad del actor para llevar su labor a cotas más altas y en parte por la falta de continuidad narrativa que presenta la película.

Esta falta de continuidad narrativa se debe achacar principalmente al director Alberto Rodriguez, el cual realiza una labor brusca, deslabazada, pasando de una escena de acción a otra sin hacer evolucionar correctamente a los personajes. Así, vemos como el personaje de Mario Casas va cambiando a lo largo de la película en su manera de comportarse con los criminales, con sus compañeros y con su familia, pero no se muestra la razón de ese cambio en su actitud.

Sin embargo si hay algo que realmente me ha decepcionado en esta película es que no aparece por ningún lado el ambiente Sevillano, esa bulla que hay en las calles, esos bares llenos de gente, esos callejones antiguos. No estoy pidiendo que aparezca la Sevilla turística, si no que se nos muestre  el día a día de esa ciudad maravillosa que, como todas las grandes ciudades de finales de los años 80 estaba infestada de drogadictos y camellos. Así, únicamente se nos muestra una Sevilla suburbial, pero fría, distante, nada reconocible, como si el director quisiera tomar distancia entre lo que sucede en la pantalla y los diferentes escenarios que sirven de telón de fondo.grupo7-1_principalGaleriaApaisada

Positivamente se pueden destacar las escenas de acción, las cuales están rodadas de forma muy realista, con el único pego de que son todas muy parecidas, por lo que según va avanzando la película van perdiendo su fuerza visual. Además quiero destacar que la última escena no tiene sentido ninguno, estropeando gran parte del realismo de la película. Dicho realismo ya se ve mermado en las escenas en que los miembros del grupo se tienen que enfrentar a las reprimendas de sus superiores, las cuales más bien parecen sacadas de un tebeo de Mortadelo y Filemón.

En definitiva, Grupo 7 es simplemente una película de género policiaco que habrá gustado mucho  a los que únicamente piden algo de acción a las películas. Podía haber sido mucho mejor si hubiese caído en manos de otro director y se hubiesen sustituido a alguno de los actores. Por cierto aprovecho para decir que no entiendo cómo esta película tiene 16 candidaturas a los premios Goya, mientras que películas como “Una pistola en cada mano” (2012, Cesc Gay) se han tenido que conformar con una única nominación a mejor actriz de reparto.

Gabriel Menéndez Piñera

 

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>