2

De aquí a la eternidad

 De_aqui_a_la_eternidad_-_From_Here_to_Eternity_-_tt0045793_-__1953__es_MCP

Burt Lancaster y Deborah Kerr besándose echados en la arena de una playa paradisiaca, mientras las olas les envuelven momentaneamente para después retirarse. Es sin duda una de las escenas más famosas de la historia del cine y pertenece a esta película que dirigió en 1953 Fred Zinnemann y se tituló “De aquí a la eternidad” (“From here to eternity”).

Burt-Lancaster-Deborah_Kerr

La acción transcurre en una base militar norteamericana en Hawai en las semanas previas al ataque japonés a Pearl Harbour. Allí llega destinado el soldado Robert E. Lee Prewitt (Montgomery Clift) el cual es presionado por el capitán Dana Holmes (Philip Ober) para que boxee en el equipo de la base a lo que Prewitt se niega lo que le originará varios castigos disciplinarios. Sin Embargo Prewitt tendrá tiempo para conocer y enamorarse de Lorene (Donna Reed), la cual trabaja como chica de compañía en un club cercano a la base. Por otro lado Karen (Deborah Kerr), la mujer del capitán,  iniciará una relación adúltera con el sargento Milton Warden (Burt Lancaster). Además, uno de los compañeros de Prewitt, el soldado Angelo Maggio (Frank Sinatra) tiene una pelea con el sargento de la prisión “Fatso” Hudson (Ernest Bornigne), la cual tendrá graves consecuencias.

Como se habrán dado cuenta, el reparto de la película es extenso a la vez que extraordinario siendo una de las bazas de la película, ya que todos los actores y actrices de la misma realizan un gran trabajo dando vida a los complejos y (en algunos casos) retorcidos personajes que pueblan la historia que se nos muestra. De todos ellos, es muy destacable la labor realizada por Burt Lancaster y Deborah Kerr, cuya química entre ellos es sensacional dotando de gran realismo a sus apasionadas escenas juntos. Hay quien dijo en su día que dicha química traspasó el celuloide lllegando a la vida real de ambos actores.

48826555e4a4d43d41de3f5b00b66e8485fb627

El excelente guión corrió a cargo de Daniel Taradash, el cual hizo un gran trabajo a partir de la novela del mismo título escrita por James Jones en 1951. Esta excelencia consiste no sólo por los estupendos diálogos que incluyó en la película, si no también por lograr resumir en menos de dos horas las más de setecientas páginas que contiene la novela. Además, consiguió que los temas conflictivos que aparecen en la misma: prostitución, homosexualidad, corrupción, sadismo y alcoholismo sean tratados de forma firme pero con la sutileza necesaria para que el film no tuviese problemas con la censura.

La famosa escena de la playa es un buen ejemplo de ello, ya que en la novela los personajes hacían algo más que besarse apasionadamente, así mismo el personaje de Deborah Kerr ve suavizado el carácter ninfómano que mostraba en la novela . Por otra parte, se puede apreciar una posible relación homoerótica encubierta entre los personajes interpretados por Ernest Borgnine y Frank Sinatra.

La labor de dirección corrió a cargo de Fred Zinnemann, autor infravalorado en la actualidad, que consiguió un resultado digno de destacar. Así, la puesta en escena es excelente, destacando especialmente la gran profundidad que tienen la gran mayoría de los planos, teniendo que fijarse el espectador tanto en lo que sucede en primer plano, como en lo que aparece en segundos y terceros planos. Además, consigue hilar las diferentes historias que suceden en la trama de forma clara y concisa para el espectador, creando igualmente un ritmo vivaz que hace que la película discurra con la fluidez necesaria.

imagesCAAD5J3B

Otras películas de este director son: “Hombres” (“The men”, 1950), “Solo ante el peligro” (“High noon”, 1952), “Un hombre para la eternidad” (“A man for all seasons”, 1966), “Chacal” (“The day of the Jackal”, 1973) o “Julia” (“Julia”, 1977).

Como curiosidad decir, que esta película supuso el regreso a las más altas cotas de popularidad del cantante y aDE_AQU~1ctor Frank Sinatra. Sin embargo, parece ser que la forma de conseguir el papel de Maggio no fue muy habitual, ya que se cuenta que gracias a sus relaciones con la Mafia, éstos presionaron a su manera a los responsables de la película para que le dieran el papel a Sinatra, que no era, ni mucho menos, su primera opción. Esta historia quedó posteriormente reflejada, con la famosa escena del caballo, en la película “El padrino” (“The godfather” 1972, Francis Ford Coppola). 

La película tuvo un enorme éxito nada más estrenarse, el cual vino refrendado en la entrega de premios Oscar de ese año, donde ganó ocho de ellos: película, guión, director, montaje, fotografía, sonido, actriz secundaria (Donna Reed) y actor secundario (Frank Sinatra).

En cuanto al formato doméstico, en estos momentos existe en España una única edición en dvd de esta película, la cual viene sin ningñun extra. De momento no disponemos de  noticias sobre una futura  edición en formato Blu-Ray.

Para finalizar únicamente me resta añadir que se trata de una gran película, que ha soportado muy bien el paso de los años y que nos recuerda las alarmantes carencias del cine Hollywoodense actual, en comparación con las grandes obras clásicas como ésta que nos llegaban del otro lado del Atlántico.

Gabriel Menéndez Piñera

2 comentarios a De aquí a la eternidad

  • JORGE  dice:

    LA VI HACE AÑOS EN CINE Y VUELVO A VERLA SALUDOS JORGE

  • celuloide  dice:

    Como apéndice al análisis, quiero añadir que desde Octubre del 2013 ya existe una edición en blu-ray de esta estupenda película con una excelente calidad de imagen.

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>