0

La gran familia española

 La_gran_familia_espanola-597814865-large

En el verano del año 2010 España vivió un momento muy especial, durante unas semanas y a pesar de la crisis, la gente estaba feliz, unida y salió a la calle a disfrutar de algo que nunca habían vivido. ¿Qué había sucedido para que de repente un páis entero olvidase sus diferencias y sus penurias?. Simplemente ocurrió que España ganó (por fin) el mundial de fútbol y ésto hizo que por primera vez en mucho tiempo la gente fue optimista durante unos días y no le molestase lo más mínimo lo que hiciese o dejase de hacer la gente que tenía a su alrededor. El consumo se incrementó durante un tiempo una barbaridad y la maldita crisis se tomó un respiro. Sin embargo en medio de esa euforia generalizada seguía habiendo pequeños dramas personales, la gente seguía muriéndose y otros muchos seguían perdidos en medio de una sociedad que devora ya no sólo a los menos aptos, si no que también machaca a los que tienen un poco de mala suerte.

El director Daniel Sánchez Arévalo nos cuenta en su última película “La gran familia española” la historia de una familia que en un principio iba a destinada a ser ejemplo de la familia ideal española surgida a partir del desarrollismo de nuestro país en la decada de los 60. Una familia numerosa cuyo germen procede de la película de Stanley Donen “Siete novias para siete hermanos” (“Seven brides for seven brothers”, 1954) ya que ésta es la película favorita del padre de familia y su intención era tener siete hijos todos varones como los que aparecen en la película y ponerles los mismos nombres que los protagonistas de la misma. En su caso únicamente llegó a los cinco vástagos varones, pero lo que ha destrozado a este orgulloso padre es que su mujer le abandonó hace ya unos cuantos años rompiendo  la unidad de su familia y dejándolo con el corazón roto para siempre.

gran-familia-espanola--647x231

El argumento nos sitúa en el día de la final del Mundial 2010, ese mismo día se casa el más pequeño de los cinco hermanos con tan sólo 18 años con la que es su “novia” desde los 10 años. Por ello se reúnen todos los hermanos en la finca de su padre para prepararse para el evento. Ellos son: Adán (Antonio de la Torre) deprimido por estar en el paro y separado de su mujer, Benjamín (Roberto Alamo) discapacitado psíquico, Caleb (Quim Gutierrez), médico que acaba de volver a España tras pasar dos años en Africa, Daniel (Miguel Fernández) que está saliendo con Cris (Verónica Echegui) antigua novia de Caleb y Efraín (Patrick Criado) el futuro marido de Carla (Arantxa Martí). Sin embargo durante la ceremonia de la boda sucede algo que obligará a retrasarla momentaneamente, mientras tanto, comienza el partido y la pelota empieza a rodar.

De toda esta pléyade de personajes destaca  la gran actuación (como siempre) de Antonio de la Torre cuya carrera no para de crecer a la espera del estreno de la película que puede ser su trampolín definitivo al estrellato; estoy hablando de “Canibal” (Manuel Martín Cuenca, 2013). Así mismo el trío de personajes formado por la pareja de novios y por Mónica, la hermana de la novia, interpretados por Patrick Criado, Arantxa Martí y Sandra Martín respectivamente nos transmiten en sus trabajos muchísima frescura, espontaneidad y sensibilidad. Al otro lado y con gran dolor de mi corazón ya que es una actriz que me gusta mucho, tengo que decir que en esta ocasión el trabajo de Verónica Echegui resulta bastante forzado, como si no se creyese en ningún momento los sentimientos que tiene que expresar su personaje. Unicamente se salva su actuación cuando se muestra cariñosa con el padre de familia.

la gran familia 5

Resulta difícil explicar las muchas bondades de la película sin destripar el tramo final de la misma, pero voy a intentar hacerlo lo mejor posible. Toda la película se mueve entre el drama y la comedia teniendo más peso esta última en la primera mitad de la misma y dándose la vuelta a la tortilla en la segunda parte (y la prórroga). Si bien la parte de comedia no llega a funcionar del todo, salvo escasos momentos puntuales, la película se revela desde el primer momento como un magnífico drama de sentimientos, donde numerosas variantes de la palabra amor nos son mostradas a lo largo del metraje.

granfamilia1

El director Daniel Sánchez Arévalo ha conseguido crear una serie de situaciones muy emotivas sin necesidad de grandes dramas, ni de tragedias griegas. Sólamente recurre a situaciones casi cotidianas y que todos hemos conocido, bien personalmente, bien por medio de algún conocido. Sin embargo, es esa cotidianiedad lo que nos llega, lo que nos suena como propio, a pesar de que nos lo cuenta a través de una familia muy particular, casi única. Así mismo recurre a una secuencia musical en la boda para mostrarnos esa euforia que se vivía ese día en España y como homenaje al cine musical americano del estilo de “Siete novias para siete hermanos”.

No obstante, en mi opinión, lo más destacable de la película es como el director usa una familia cuyo germen era la formación de un hogar perfecto, para mostrarnos precisamente que lo menos importante son los lazos sanguineos propiamente dichos sino los sentimientos que se generan entre las personas al convivir unos con otros. Se que no es fácil comprender lo que estoy escribiendo para los que no hayan visto la película, pero no os la quiero estropear.

20538529_jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Además hay una escena en particular que es realmente brillante, me refiero a la escena en que los novios tienen que dar por separado explicaciones a sus familias respectivas sobre un aspecto de la trama que no puedo desvelar y que, personalmente, me parece lo más inverosimil de la película. Sin embargo la acepto por dar lugar a esta escena que es sencillamente maravillosa y lo más divertido de toda la película.

Otras películas de Daniel Sanchez Arévalo, todas ellas altamente recomendables, son: “Azul oscuro casi negro” (2006), “Gordos” (2008) y “Primos” (2011). Así mismo hay que buscar parte del germen de “La gran familia española” en un corto que el director rodó en 2007 y cuyo título es “Traumalogía”. En todos estos títulos se repiten tres actores que son fetiches para el director: Antonio de la Torre, Quim Gutierrez y Raúl Arévalo, que en esta ocasión tiene un papel casi testimonial, quizá metido demasiado a calzador.

En definitiva, pese a no haber seleccionada por la academia para representar a España en los Oscars, pienso que esta película es otra muestra de que, a pesar de las dificultades que encuentran ahora mismo nuestros cineastas para llevar a cabo sus proyectos, siguen siendo capaces de hacer grandes películas.

 Gabriel Menéndez Piñera

 

 

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>