0

Terry Gilliam, un loco suelto en Gijón

Terry Gilliam-7109noviembre2014-Editar-Editar

Aprovechando la visita del actor y director Terry Gilliam por Gijón para presentar su última película en el FICX 2014 y recibir el galardón a toda su carrera, voy a aprovechar para hacer un breve recorrido por su carrera como director. Trayectoria, que pese a sus altibajos es bastante remarcable, pero sobre todo nos presenta una personalidad propia, alejada de los códigos habituales del cine de su país y que nos recuerda a otros benditos locos que nos ha dado el arte cinematográfico.

De entre todos los integrantes del grupo humorístico Monty Pithon, Terry Gilliam era el único norteamericano y se ha convertido, con el paso de los años, en el más activo e imaginativo de todos ellos. Ya entonces, combinaba su faceta de actor dentro del grupo con labores de dirección, como las que acometió en las películas “Los caballeros de la mesa cuadrada” (Monty Python and the Holy Grail”, 1975, codirigida con Terry Jones) y “Los héroes del tiempo” (“Time bandits”, 1981).

Tras la disolución de los Monty Python, comenzó una carrera en solitario como director de películas que bien se pueden denominar como inclasificables. Esta comienza en 1985 con “Brazil”, libre versión de la novela 1984 de Orwell, en la que se pueden apreciar algunas de las obsesiones particulares de Gilliam, como la ciencia ficción, los sueños (o pesadillas) lisérgicos y la aparición de un caballero andante, libre de mácula, que intenta guiar al resto del rebaño humano.

brazil2

Su siguiente film, “Las aventuras del Barón Münchausen” (“The adventures of Baron Münchausen”, 1988) vuelve a mezclar fantasía y realidad con resultado irregular, esto último algo demasiado habitual en su filmografía. A continuación realizará su película más popular hasta la fecha: “El rey pescador” (“The Fisher King”, 1991), protagonizada por Robin Williams y Jeff Bridges, conseguiría un Oscar a la mejor actriz secundaria para Mercedes Ruehl, además de otras cuatro nominaciones. Así mismo esta película que nos habla del sentido de la vida y de la sociedad occidental, obtuvo premios en los festivales de Toronto y Venecia.

Sin duda la década de los 90 del pasado siglo es su mejor etapa como director en solitario, ya que tras el éxito de “El rey pescador” Gilliam realiza otro gran trabajo en  “Doce monos” (“Twelve monkeys”, 1995) en la que, apoyado de nuevo por grandes actuaciones de sus protagonistas (en este caso Bruce Willis y Brad Pitt), nos vuelve a llevar al terreno de la ciencia ficción, más concretamente de los saltos temporales y en la que vuelve a presentar todo su catálogo de referentes y obsesiones varias.

12monos1

Su siguiente película no obtuvo el favor del público, ni el de la crítica, sin embargo  “Miedo y asco en Las Vegas” (“Fear and loathing in Las Vegas”, 1998) nos presenta una vuelta de tuerca al universo de Gilliam, mediante el artificio emocional y sensitivo que las drogas provocan en una extraña pareja que viaja a través del desierto con dirección a Las Vegas. Basada en un hecho real, que fue primero artículo de la revista Rolling Stone y posteriormente novela, es posiblemente la obra de Gilliam más infravalorada de toda su filmografía.

A partir de ese momento la filmografía del director norteamericano entra en una cuesta abajo alarmante, ya que ni “El secreto de los hermanos Grimm” (“The brothers Grimm”, 2005), ni “Tideland”, realizada ese mismo año, ni “El imaginario del Dr. Parnassus” (“The imaginarium of doctor Parnassus”, 2009) llegan a ser la sombra de las películas realizadas en la anterior década.

the-zero-theorem-2358933-640x321

Este año 2014 ha visto la luz una nueva película de Terry Gilliam ,”The zero theorem” que se podría calificar como una adaptación de las ideas de “Brazill” a los tiempos actuales, pero que no convence en ninguno de sus aspectos técnicos, ni estéticos. Esperemos que su eternamente malograda película sobre Don Quijote, “The man who killed Don Quixote”,  que parece que acaba de volver a empezar a arrancar,  nos recupere al Terry Gilliam de finales del pasado siglo, porque parece que al actual se le ha acabado la energía creativa hace ya unos años.

Gabriel menéndez

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>