0

The imitation game (Descifrando Enigma)

the_imitation_game_cartel

Una gran historia, con un gran personaje principal interpretado por un enorme actor, son una excepcional base a la hora de realizar una muy buena película, pero no son suficientes. El director tiene que poner mucho de su parte para convertir esos ingredientes de primera calidad en un plato que destaque sobre el resto y que enamore a los exigentes comensales que lo van a degustar. En el caso que nos ocupa, “The imitation game” tiene todos esos ingredientes, pero su director, Morten Tydlum, no ha sabido que hacer con ellos y se ha limitado a mezclarlos sin mucho sentido, ni arte. El resultado es lo que es, una película, que sin ser mala, no aporta absolutamente nada que no sea conocer un poco más a fondo a un personaje de vital importancia en el devenir del siglo XX.

La película nos cuenta la vida del matemático británico Alan Turing, centrándose principalmente en los años de la Segunda Guerra Mundial, cuando tras muchos meses de trabajo y presión,  consiguió descifrar los códigos cifrados de los Nazis gracias a una máquina de su invención. Así mismo, mediante flashbacks y flashforwards, se nos muestran momentos puntuales de su niñez y de su vida tras la guerra respectivamente.

imitation 1

El guión está escrito por Graham Moore y está basado en el libro “Alan Turing, the Enigma”, escrito por Andrew Hodges. El mismo está repleto de diálogos en los que se nos remarca constantemente la peculiar personalidad del personaje principal, el cual no se caracterizaba por su tacto precisamente. Pero lo que en poca cantidad agrada, cuando se abusa de ello consigue cansar al sufriente espectador que ya se espera en cada conversación la salida de tiesto de Turing. Pero no es el guión el mayor pecado del film, aunque tampoco destaca por su originalidad, ni por acercarse lo suficiente a la verdad precisamente.

Sin duda el mayor valor de esta película es Benedict Cumberbatch, el cual consigue una actuación magnífica, mostrándonos a un personaje cuya timidez contrasta con la seguridad que tiene sobre sí mismo y sus capacidades.  Un personaje contradictorio, capaz a la vez de maravillar y de exasperar a sus compañeros de trabajo. Cumberbatch está arropado por secundarios de la talla de Mathew Goode, Mark Strong o Keyra Knightley que consiguen  entre todos subir un poco la nota media de la película.

650_1000_protagonistas-the-imitation-game

Pero si en el aspecto positivo destaca el elenco de actores, no acabo de entender la elección de Morten Tyldum como director. El noruego vuelve a dar muestra de su falta de talento a la hora de conjuntar las piezas que tiene a su disposición, limitándose a cubrir el expediente de una forma vulgar.

En el momento en que la historia pierde un poco de interés la película se desmorona por el escaso brío que el director le inyecta a la misma. Las escenas se suceden sin que haya el más mínimo rastro de arte en ellas, únicamente se limitan a mostrar lo que sucede entre los personajes, recurriendo además de forma reiterativa a primerísimos planos de los actores, en algunos casos poco favorecedores para los mismos.

Tyldum alarga hasta la extenuación todo el proceso de desciframiento del código alemán intentando mantener el interés del espectador, consciente él mismo de que en el momento en que muestre la resolución de los mensajes en clave, la película no se va a sostener. Así, una vez llegado a ese punto, lo que hace es liquidar el resto de la vida de Turing en un cuarto de hora a todas luces escaso para mostrar, no sólo su trabajo posterior a la Segunda Guerra Mundial, si no también la persecución a la que fue sometido por su condición de homosexual. Algo que se nos fue mostrando con ligeras pinceladas mediante flashforwards durante el resto de la película en un vano intento de avivar el ritmo de la misma.

imitation 3

Otro fallo consciente del film es el inventarse hechos tales como que fue el propio Turing el que decidió no dar a conocer al almirantazgo que habían descifrado el código para que los Nazis no se diesen cuenta de que lo habían hecho y siguiesen mandando mensajes sobre sus futuros planes de guerra.  En dicha escena se comete además el pecado de caer en el melodramatismo innecesario, buscando de forma tramposa la complicidad emocional con el espectador, que un personaje como el de Turing difícilmente podría lograr.

En definitiva, se trata de una película interesante por la historia que nos cuenta, especialmente para el que la desconozca, pero carente de las virtudes necesarias para convertirse en una gran obra cinematográfica, en algo que perdure en el tiempo. Yo personalmente prefiero olvidarme de ella cuanto antes ya que sin ninguna duda, ha habido películas europeas mucho mejores que ésta en los últimos meses.

Gabriel Menéndez

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>