0

It follows

it-follows cartel

El cine de terror es, junto al de ciencia ficción, el que agrupa a una colección mayor de fieles seguidores. Los cuales, en su mayoría, tienen amplios conocimientos de este género cinematográfico en particular, por lo que resulta cada vez más difícil sorprender, a la vez que agradar, a estos consumidores de pesadillas enlatadas. Hace unos años el sueco Tomas Alfredson consiguió la proeza de ser aclamado por crítica, público y jurados de festivales con su maravillosa “Déjame entrar” (“Lat de ratte komma in”, 2008), ahora otro joven director, David Robert Mitchell, intenta conseguir algo parecido  con su película “It follows” (2014), la cual también nos lleva hacia el terror más básico, el más efectivo.

La película nos cuenta como Jay (Maika Monroe) una chica de 19 años tiene sus primeras relaciones sexuales con su novio. Tras ello, él la golpea, despertándose atada a una silla en ropa interior. El le cuenta que al hacer el amor le ha pasado una maldición que la perseguirá sin descanso hasta acabar con ella. Sin entender lo que le ha pasado, Jay busca la ayuda de su hermana y de un amigo, pero pronto empezará a sentir que algo o alguien la está siguiendo.

it follows 3

Tanto o más difícil que resumir el argumento de este film es enumerar todas y cada una de sus virtudes. La película destila talento, originalidad y frescura en un género como es el de terror machacado continuamente por remakes, continuaciones, crossovers, copias descaradas de clásicos inimitables y obras de baratillo sin ningún interés para el espectador adulto.  La película mezcla en su premisa dos de los subgéneros más en boga dentro del terror: las maldiciones y el slasher, creando una mixtura en la que la tensión en la pantalla crece a medida que avanza la narración, transmitiendo dicha tensión a un espectador entre asombrado y asustado ante lo que está visionando.

El joven director se olvida de sangre, música estridente o morbo barato, concentrándose en ofrecer al espectador una buena dosis de terror básico, del que deja poso en el espectador y que hace que salga del cine mirando hacia atrás.  Para ello se apoya en un uso de la música excepcional que ayuda (y mucho) a la sensación de que algo horrible va a suceder en la pantalla, sin saber el que, ni cuando, ni como.

it follows 2

Otro acierto del film es que no sitúa la acción en un año determinado, la mayoría de los objetos cotidianos que se nos muestran parecen de los 80, sin embargo hay un objeto moderno que aparece repetidas veces, un e-book en forma de concha. Parece que Mitchell intenta homenajear en parte a ese cine de los 80 de jóvenes asediados por un asesino en serie, pero poniendo su toque personal para que quede claro su autoría.

Es importante tomar en cuenta como la maldición se transmite de una persona a otra a través del acto sexual lo que nos remite también a finales de los 80 cuando la aparición del virus del Sida convirtió el sexo en algo que daba miedo de verdad. También nos recuerda en cierta manera a otra de las grandes películas de terror psicológico de los últimos años “The ring” (1998, Hideo Nakata), en ella la maldición se transmitía por medio de algo tan habitual como ver una cinta de video.

it follows 1

Otro punto a favor del film es la ambientación, todo es muy real, muy de casa, lo que ayuda mucho a la hora de dar realismo a una historia tan fantástica como la que nos cuentan. Así mismo la atmósfera opresiva presente en todo el film logra mantener pegado a la butaca al espectador.

Habrá gente joven, que acostumbrados al cine actual pleno de efectismos y sustos a tutiplén pueden echar de menos algo de acción, de sustos, de carreras alocadas, persecuciones, etc. Sin embargo los que hemos crecido con el cine de terror clásico en blanco y negro de James Whale,  Jacques Torneur o Edgard G. Ulmer quedamos encantados con el tratamiento a base de terror psicológico que lleva a cabo David Robert Mitchell.

En definitiva, una inesperada muestra de que aún se puede sorprender en un género tan trillado y maltratado como es el de terror, partiendo de una base sólida y desarrollándola con respeto al clasicismo sin únicamente quedarse en un homenaje al mismo. Os aseguro que al salir de la sala de cine, echaréis la vista atrás unas cuantas veces antes de llegar al coche o a casa.

Gabriel Menéndez Piñera

 

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>