0

Café Society

cafe cartel

Sinceramente, me va a costar asumir cuando llegue el día (espero aún lejano) la pérdida de un cineasta como Woody Allen. Alguien que a sus ochenta primaveras, no nos deja año tras año sin nuestra ración de su arte y que, cada cierto tiempo, nos sorprende con una obra mayor, majestuosa, digna de permanecer en nuestro cerebro días, semanas o meses. Su última película, “Café Society” (2016) pertenece a este último grupo, un homenaje al cine clásico norteamericano de los años 30, a partir de dos de los géneros más populares por entonces, la comedia sofisticada y el cine de gangsters.

Bobby Dorfman (Jesse Eisenberg) es un joven judío neoyorquino que llega a Los Angeles en busca de trabajo. Allí contará con la ayuda de su tío Phil Stern (Steve Carell), el cual es un poderoso agente del mundillo de Hollywood. Bobby se enamorará de Vonnie (Kristen Stewart), la secretaria de su tío, pero aunque su amor es correspondido, la relación entre ellos es complicada, debido a la existencia de una tercera persona en el corazón de la joven.

cafe 1

La película gira en torno al amor, ese amor que sólo aparece una vez en la vida y que a pesar del tiempo o la distancia, sigue presente en el cerebro del que lo sufre. Una sensación tan especial que la mínima aparición de la persona amada consigue que todo vuelva a empezar como si no hubieses pasado un día sin verse y se esfuma cualquier trauma que hubiese generado la separación de los amantes.

El señor Allen nos cuenta la historia a través de un homenaje al Hollywood clásico, con sus fiestas lujosas, sus cines tipo palacio, sus estrellas, sus orquestas de jazz y su cine, basado en historias y personajes, no en efectos especiales de última generación. Como dije al principio, la comedia sofisticada tan popular en los años 30, tras la Gran Depresión es el principal género de la película, pero Allen no se olvida de otro de los grandes géneros de esa década como fue el cine de gangsters. Para ello usa el personaje de Ben (Corey Stoll) hermano mayor de Bobby y que se dedica a los negocios ilegales en Nueva York usando métodos poco sutiles.

cafe 2

Sin embargo la gran homenajeada en la película es mi actriz preferida del Hollywood clásico. Me refiero a Barbara Stanwyck, la cual no sólo aparece en la pantalla  cuando Bobby y Vonnie van a ver al cine una película suya “Vestida de rojo” (“Woman in red” 1935, Robert Florey) si no que su presencia está presente en el personaje de Vonnie encarnado por una excelente Kristen Stewart. En efecto, la actriz norteamericana nos recuerda permanentemente a la gran Barbara con su voz ronca, su mirada tremendamente profunda, su personalidad muy por encima de la de su partenaire masculino y su atrevido vestuario, muy similar al usado por la Stanwyck en sus películas.

Al lado de Kristen Stewart, el resto del reparto palidece, ya que ni Jesse Eisenberg ni Steve Carell son capaces de seguir el ritmo de la joven actriz. Parece como si éste fuera el efecto que deseaba crear Woody Allen, de forma que nadie pudiera eclipsar al personaje de Vonnie. Un detalle que no puedo dejar de pasar por alto, aunque es una simple curiosidad, es que las dos mujeres principales del film nos muestran una voz más ronca y poderosa que la de los dos personajes principales masculinos.

cafe 4

Respecto al apartado técnico, lo más destacable es el trabajo del legendario director de fotografía Vittorio Storaro, autor entre otras de la fotografía de “El último tango en París” (“Ultimo tango a Parigi” 1972, Bernardo Bertolucci) o “Apocalypse now” (1979, Francis Ford Coppola). Storaro refleja de forma excelente la luz diurna de California, así como los atardeceres de la zona. Así mismo consigue que algunas de las escenas rodadas en la ciudad de Nueva York sean de las mejores que se han podido ver dentro de toda la filmografía de Allen, lo cual es mucho decir. Este logro se consigue no sólo gracias al uso de la luz, si no a una puesta en escena gloriosa por parte del director Neoyorkino.

En efecto, la labor de Allen como director en este film es muy superior al de sus últimas películas, con un uso excelente de la cámara y de su colocación en el encuadre. En el lado negativo se echa de menos nuevamente una mejor transición entre escenas, las cuales se nos muestran en exceso deslavazadas.

cafe 3

Respecto a la música, si el film está ambientado en la década de los años 30 del pasado siglo estaba claro que la música de las bandas de la época iba a ser la gran protagonista del film, ya que ésta era la música popular por excelencia en esos años. En este caso concreto Allen usa sobre todo música interpretada por la orquesta de Benny Goodman para acompañar las imágenes que se nos muestran en pantalla.

En definitiva, una nueva muestra del arte de un director que es un género en sí mismo, alguien capaz de crear cine a su manera sin importarle modas, box offices, o lo que opinen de él los críticos. No pierdan la ocasión de ver en el cine esta película, será algo que podrán contar a sus nietos, aunque espero que no sea la última ocasión que tengan.

Gabriel Menéndez Piñera

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>