3

Senderos de gloria

senderos cartel

Decir que Stanley Kubrick era un genio suena bastante redundante ya que este cineasta superdotado nos ha regalado a lo largo de su filmografía un ramillete de películas excelsas y de gran complejidad. Su primera obra maestra es sin duda “Senderos de gloria” (“Paths of glory”, 1957), con la que consiguió una de las mejores películas bélicas que se hayan hecho y, a la vez la, mejor película antimilitarista de la historia del cine.

La historia es la siguiente, durante la primera guerra mundial y en plena batalla de trincheras en suelo francés, el general Boulard (Adolphe Menjou) ordena al también general Mireau (George McReady) la conquista de una posición alemana altamente defendida. Para ello Mireau escoge al regimiento del coronel Dax (Kirk Douglas), el cual tras sufrir numerosas bajas, retrocede hasta su posición inicial en las trincheras. El general Mireau, enojado por el fracaso solicitará que se imponga un castigo ejemplar a dicho regimiento para dar ejemplo al resto del ejército francés.

senderos de gloria 2

Se trata de una historia basada en un suceso real acaecido durante la primera gran guerra y que fue recogido por Humphrey Cobb en una novela que Stanley Kubrick junto, con Calder Willingham y Jim Thompson, adaptarían para dar forma al excepcional guión de “Senderos de gloria”. Dicho guión está estructurado en una serie de retablos que reflejan a la perfección lo diferente que siempre fue (y sigue siendo) la guerra para los generales y para los soldados rasos y como éstos últimos son vistos por los primeros como simples cachos de carne que les ayudan a conseguir sus ambiciosos objetivos personales.

Los principales roles del film están muy bien interpretados por tres grandes actores. Así George McReady hace un gran trabajo en su personaje del general Mireau, un ser ambicioso, hipócrita, caprichoso, el detonante del drama. Por su parte Adolphe Menjou vuelve a mostrar su clase interpretando al cínico general Boulard que consigue manejar a través de múltiples hilos las miles de vidas de las personas que están por debajo suyo. Finalmente, Kirk Douglas consigue mostrarnos el sufrimiento del íntegro coronel Dax al ver a diario las injusticias de la guerra y no poder hacer nada por evitarlas. El actor norteamericano además fue una de las claves de que se lograse rodar la película, ya que usó su poder como estrella para convencer a la United Artist de que diera el visto bueno al film.

senderos de gloria 4

Stanley Kubrick deja constancia por primera vez en esta película de su talante de genio tras las cámaras, algo que ya habías empezado a mostrar en su anterior película “Atraco perfecto” (“The killing”, 1956), pero de forma más aislada. Sin embargo en esta obra de la que estoy hablando, nos enseña todo su talento desde la primera escena hasta la última sin que el espectador tenga un respiro a lo largo de los 86 minutos que dura la película.

El constante movimiento de la cámara utilizado por Kubrick en esta película es un homenaje al gran director Max Ophuls, el cual era muy admirado por Kubrick y que murió durante el rodaje de “Senderos de Gloria”. Son estos movimientos de la cámara una marca clara de las intenciones de su director, ya que, entre otras cosas, nos muestran el carácter de los personajes. Así en la primera escena protagonizada por los dos generales la cámara no para de girar de un lado a otro, de forma retorcida, al igual que la mente de los dos personajes que nos está mostrando. Sin embargo cuando el coronel Dax avanza por las trincheras la cámara le sigue sin desplazarse a los lados, totalmente recta al igual que el carácter del coronel.

senderos de gloria 1

Otro detalle constante en el film es el contraste entre la forma de vivir la guerra por parte de los soldados y como la “sufren” los generales y demás altos oficiales. Así, mientras los soldados malviven en las trincheras, sus superiores viven en palacios celebrando comidas y fiestas sin ningún remilgo ni cargo de conciencia. De esta forma para Kubrick, el elegante castillo sería el campo de batalla de los generales y donde deciden, como si un ajedrez de tratase, de las vidas de miles de soldados. Esta asociación con el ajedrez (del que Kubrick era un apasionado) se nos muestra también en la escena de la ejecución, en la que la puesta en escena es totalmente simétrica, con los generales y demás oficiales a un lado, los soldados a otro y en medio los peones que van a ser sacrificados.

senderos

Al final, Kubrick compone un último enfrentamiento verbal entre los tres personajes principales, en el que uno de ellos es nuevamente sacrificado en pos del “bien general”, podría ser una manera excelente de haber acabado la película, pero el director nos regala una última escena maravillosa. En dicha escena se nos muestra que los soldados son seres muy humanos, mucho más de lo que creen sus superiores y que la música es capaz de unir lo que la guerra y la crueldad de los hombres intenta romper tras años de lucha sin cuartel.

El carácter claramente antimilitarista de la cinta, del cual Kubrick toma claramente partido supuso que fuese prohibida en varios países. Así, en Francia fue prohibida hasta 1974, en Suiza no se pudo ver hasta 1970 y en España estuvo prohibida durante el franquismo e incomprensiblemente varios años más, ya que hasta 1986 no fue autorizada su exhibición en nuestro país.

Respecto al mercado doméstico se puede conseguir la película tanto en DVD como en Blu-ray, aunque ambas ediciones no tienen ningún extra. Destaca la calidad de imagen de la edición en Blu-ray, la cual es de muy alto nivel como corresponde a una gran película como es ésta.

Gabriel Menéndez

3 comentarios a Senderos de gloria

  • Rumeinia  dice:

    Una de mis favoritas de siempre. La vi por primera vez, como tantas otras, en el Cine Club de La 2, dentro de un ciclo que ponían los viernes por la noche titulado “Clásicos en blanco y negro”. Además de todo lo que has dicho, es un gran estudio de personajes. Las escenas finales siempre me ponen un nudo en la garganta.

    • celuloide  dice:

      Yo la pude ver en 1987 poco después de que se estrenara en España en una sesión de video que organizamos en el colegio (Jesuitas de Gijón). El impacto que me produjo ya en ese primer visionado, con tan sólo 16 años, fue brutal.

  • Javier Suárez Leiva  dice:

    Siempre se presenta esta película como antimilitarista o pacifista. Sin embargo el propio Kubrick dijo que no era eso, sino un estudio sobre el poder. Y yo así lo veo también.

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>