0

La carta

la carta cartel

Hay películas cuya primera escena ya te indica la calidad de la misma, obras cinematográficas que te atrapan desde el primer momento y ya no te sueltan hasta pasadas horas de su final. Esto sucede con “La carta” (“The letter”, 1940), excelente drama, dirigido por William Wyler y protagonizado por una Bette Davis en estado de gracia.

En dicha primera escena, la cual está rodada desde una grúa que se mueve lentamente a metro y medio de altura, se puede observar que estamos en una plantación de caucho en plena noche, se ven los árboles desprendiendo dicha sustancia, así como las chozas donde duermen los trabajadores nativos. De repente, se oye un disparo y la cámara se traslada a la entrada del edificio principal, de la que vemos salir a un hombre herido, tambaleándose. Tras él aparece Bette Davis, la cual continúa disparando a ese hombre hasta vaciar el cargador.

la carta 1

El argumento continúa de la siguiente forma: Leslie Crosbie (Bette Davis) es la mujer del propietario de la plantación y al darse cuenta de lo que ha hecho, manda avisar a su marido (Herbert Marshall) que está en el muelle preparando un envío. A continuación y con la presencia de su marido, su abogado y del ayudante del oficial del distrito, les relata que el hombre al que ha matado, un antiguo conocido del matrimonio con el que habían perdido la relación, se había presentado bebido en la casa y tras varios intentos de flirteo había intentado forzarla, por lo que ella se había visto obligado a dispararle.

El guión, escrito por Howard Koch y el propio director Wyler, está basado en un relato corto del reputado escritor de novelas y obras teatrales, Somerset Maughan, el cual ya había sido representado en el teatro y tenía otra adaptación cinematográfica del mismo título realizada en 1929 por Jean de Limur para la Paramount.

la carta 3

Se podría pensar que esta película es  otro más de los muchos melodramas de la Warner, un vehículo de lucimiento para la diva Bette Davis, pero en esta ocasión el excelente trabajo de la actriz se ve superado por una labor aún superior de  William Wyler. Este, junto a su director de fotografía Tony Gaudio, consigue crear una auténtica obra maestra cinematográfica en la que los largos planos secuencia y el uso de las luces y sombras mantienen en tensión  al espectador de forma constante durante su visionado.

Pero vamos por partes, Bette Davis realiza en esta película una de sus mejores actuaciones delante de una cámara de cine, componiendo un personaje complejo, alguien con dos caras una de las cuales se ve obligada a reprimir constantemente. Para ello, el personaje de Leslie se refugia en la tarea de tejer un chal, con ello consigue liberar su mente de todos los fantasmas que la atormentan. Sin embargo cuando la prenda ya está terminada es el momento en que esa doble personalidad salga a la luz.

la carta 2

No es Davis el único miembro destacable del reparto ya que Herbert Marshall en su papel de marido abnegado y absolutamente enamorado de su mujer, realiza una labor destacadísima, de tal forma que las escenas entre ambos intérpretes son un prodigio de credibilidad y buen gusto.

Respecto a la labor de dirección de Wyler, es excelente se mire por donde se mire. Su elaborada puesta en escena en las secuencias de interiores, junto con los suaves y constantes movimientos de cámara, consiguen crear un ritmo vivo y de tensión creciente. Algo que es más notable aún, teniendo en cuenta que la mayor parte de la trama se desarrolla en escenarios de interior.¨Unicamente se nos muestran breves insertos de escenas exteriores, que refuerzan el contraste entre unas y otras.

la carta 4

La fotografía de Tony Gaudio, heredera del expresionismo alemán de entreguerras, está realizada en tonos bajos con mucho contraste de luces y sombras, lo que refuerza el tono negro y misterioso de este supuesto melodrama. En muchas ocasiones utiliza el pretexto de la luz lunar, en las escenas nocturnas, para iluminar al personaje de Leslie en función de su estado emocional.

La película tuvo un gran éxito cuando se estrenó, llegando a convertirse en uno de los films más taquilleros de los años 40. Así mismo obtuvo 7 nominaciones a los premios Oscar, entre ellas Película, director, actriz y actor secundario. Sin embargo no obtuvo ningún premio a los que aspiraba, siendo “Rebeca” (Alfred Hitchcock”), la ganadora ese año del Oscar a la mejor película en una edición en la que los premios estuvieron muy repartidos.

Respecto al mercado doméstico nos tenemos que conformar con una edición de la misma en DVD que ya tiene unos cuantos años, sin apenas extras. Habrá que esperar y confiar en que la Warner se decida a editar esta gran película en Blu-ray en una edición que le haga verdadera justicia.

Gabriel Menéndez Piñera

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>