1

Whiplash

whiplash-poster-2014

Las dos artes con las que más disfruto en esta vida y que me hacen sentir vivo a diario desde hace muchísimos años, son el cine y la música. Dentro de la música uno de mis géneros preferidos es el Jazz, por lo que una película sobre un músico de Jazz supone (en teoría) para mi un gozo absoluto. Sin embargo, “Whiplash” (2014, Damien Chazelle) no ha supuesto ese disfrute que yo esperaba por varias razones. La principal es que la película carece por completo de sensibilidad y nos muestra a la música como algo que se realiza a caballo entre una disciplina Taylorista y un egoísmo carente de toda lógica en una persona amante de la misma. Si a esto le sumamos una reiteración constante en las intenciones de los personajes y un triple desenlace efectista y absolutamente imposible me encuentro con una de las mayores decepciones que me he llevado últimamente en una sala de cine, más por las expectativas creadas que por su  falta de calidad, la cual destaca en algunos aspectos que comentaré posteriormente.

El argumento es el siguiente: Andrew (Miles Teller) es un joven batería que desea triunfar peses a quien pese. Por eso cuando Fletcher (J. K. Simmons), director de la mejor banda de Jazz del conservatorio en el que estudia, le elige para su grupo, Andrew hará todo lo posible por hacerse con el puesto de batería titular en el mismo. Sin embargo, los inhumanos métodos de Fletcher con sus músicos supondrán un enfrentamiento constante entre profesor y alumno.

whiplash 4

Si comencé comentando los aspectos negativos del film, fue por la decepción que me supuso esta película de la que esperaba que me emocionase y me hiciese incorporar en mi asiento, cosa que no se produjo en ningún momento. Sin embargo, el film posee así mismo algunos aspectos muy positivos. El principal de ellos es el ritmo que marca el montaje durante toda la película, el cual está basado en el ritmo de la batería, instrumento protagonista de la cinta. Es el montaje el protagonista de los mejores momentos del film, logrando crear una tensión creciente en algunas escenas y acompañando a la perfección los números musicales de la banda de Jazz.

Otro aspecto muy destacable es, por supuesto, la interpretación que hace J. K. Simmons de su personaje. Este se nos presenta como una persona abiertamente desequilibrada, capaz de mostrar la mayor ternura para al instante siguiente humillar sin piedad a uno de sus discípulos. Alguien que no es capaz de medir las consecuencias de sus actos en aras de lograr sacar el máximo de sus músicos y, quizás, descubrir al nuevo Charlie Parker. La labor de Simmons, excelente se mire por donde se mire, le ha llevado a lograr infinidad de premios, entre los que se encuentran el Bafta, el Globo de oro y el Oscar.

whiplash 3

Sin embargo, la labor del otro actor protagonista, el joven Miles Teller, presenta por igual luces y sombras. Su personaje se nos muestra en un primer momento como alguien apocado, al que le cuesta relacionarse con la gente, pero que su ambición hace que muestre su lado más oscuro, su enorme egoísmo y su falta de consideración con los otros dos músicos que optan al puesto de batería titular. La labor de Teller destaca positivamente cuando se sienta en el taburete de la batería, haciéndonos creer realmente que es un virtuoso del instrumento. No obstante, cuando se trata de mostrar la personalidad de su personaje se pierde en tics repetitivos y poco creibles.

Como ya comenté al principio, el guión falla considerablemente al mostrarnos una concepción demencial de la música, al reiterar los conceptos que nos quiere transmitir y en la creación de escenas inverosímiles como la del accidente o la escena final que nos muestra tres situaciones consecutivas que es imposible que sucedan en una banda de Jazz.

Whiplash-5570.cr2

Respecto a la labor del director, Damien Chazelle, logra crear un ritmo muy vivo y reflejar excelentemente la tensión que se produce durante  los ensayos entre los personajes. Sin embargo, creo que le falta algo de nervio a la hora de transmitir al espectador la emoción de la música, el placer de tocar, de compartir tu música con los demás. En muchos momentos, da la sensación de que tocar Jazz sea un castigo autoimpuesto por los propios músicos, cuando es todo lo contrario, tocar música Jazz es una de las experiencias más maravillosas que se pueden disfrutar en esta vida y yo lo se por experiencia propia.

Paco de Lucía, uno de los mejores músicos de la historia, decía que tocar para llenar la barriga es fácil, lo difícil es tocar para llenar el alma. El siempre tuvo en mente, al igual que el protagonista de “Whiplash” seguir mejorando hasta convertirse en el mejor músico del mundo, pero siempre disfrutando de la música, no padeciéndola. Paco, tenía un talento inimaginable y además practicaba incansablemente, lo cual no era óbice para que tuviera un respeto enorme hacia todos los músicos con los que compartía escenario. En la película nos quieren vender todo lo contrario, que la genialidad llega a través de la humillación y el abuso físico de las capacidades del músico. Lo siento, pero yo nunca compraré esa idea.

Gabriel Menéndez Piñera

 

 

 

 

Un comentario de Whiplash

  • APhotography  dice:

    Me encantó. La necesidad de cumplir los sueños, de dónde es capaz de llegar alguien por un deseo. Una fotografía impecable on una actuación impresionante. Muy recomendable.

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>