0

Viaje a Sils Maria

Viaje-a-Sils-Maria cartel

Hay películas que resulta especialmente difícil hablar de ellas por la densidad de su propuesta, por las características de la misma y por no estar seguro de haber acertado con lo que nos quiere contar el director en la misma. Esto es lo que me sucede con la última película de mi adorado Olivier Assayas “Viaje a Sils Maria” (2014), en la que nos presenta una enorme variedad de temas, todos ellos relacionados con el teatro, la creación, la fama, la dependencia y los diferentes puntos de vista generacionales.

El argumento en líneas generales es el siguiente: María Enders (Juliette Binoche) es una actriz madura a la que le ofrecen volver a representar la obra de teatro que le dio fama años atrás. Dicha obra trata sobre la obsesión de una mujer adulta por una bella joven y en esta ocasión deberá interpretar a la mujer madura. Para preparar el papel María se recluye en la casa de su antiguo mentor, recientemente fallecido, junto con su asistente Valentine (Kristen Stewart).

viaje 2

El dúo femenino protagonista nos ofrece una interpretación tremendamente naturalista, cercana a la realidad de unos personajes complejos pero creíbles. Algo habitual en Juliette Binoche, pero no en una Kristen Stewart totalmente alejada de sus papeles de la saga Crepúsculo. Es la actriz más joven la que, en su papel de asistente de María, nos ofrece los mejores momentos de la película, reflejando una devoción absoluta hacia su jefa y hacia su trabajo con ella. La Binoche, por su parte, ofrece una gran composición de un personaje lleno de dudas, tanto personales como artísticas, alguien que pretende ser fuerte, pero cuyas debilidades asoman desde el primer momento.

Olivier Assayas, en su doble papel de guionista y director de la película, nos ofrece una lúcida reflexión sobre la vida artística de una actriz en su madurez vital y artística que, sin embargo, encuentra en el mundo cultural actual un vacío que hace que sus recuerdos sobre sus comienzos como actriz sean los que guíen su forma no sólo de trabajar, si no de comportarse con la gente con la que se relaciona.

viaje 1

Así mismo el director francés nos ofrece un cuidado juego de espejos convexos, en los que ficción y realidad se dan la mano, a través de las continuas lecturas del guión de la obra de teatro que realizan María y Valentine en su retiro en las montañas. La inteligencia de Assayas queda aquí plenamente demostrada ya que, en dichas escenas, se nos muestra el argumento de la obra que marcó la carera de María, pero además podemos atisbar el carácter de la relación entre ambas mujeres y como la convivencia en las montañas lleva a un punto sin retorno entre ellas.

Un tema fundamental que ofrece la película es el de la vacuidad existente en las obras culturales que interesan a los jóvenes de hoy en día, que encuentran en las películas de superhéroes y su filosofía de parvulario su Santo Grial, el summun de lo conceptual y convierten a sus protagonistas en auténticos referentes a seguir. En contraste con ello, están los personajes más maduros que triunfaron en su juventud con obras de teatro y películas con mucha más enjundia y calidad de lo que es ofrecido ahora mismo a los jóvenes por parte de los medios de entretenimiento de tipo mainstream.

viaje 4

Hay en este film una referencia muy clara a la obra y a la persona de Ingmar Bergman, reflejado en el personaje del autor de la obra de teatro y antiguo mentor de María. Estas referencias se nos muestran no sólo en el personaje de María, actriz habitual del mismo, al igual que fue Liv Ullman para Bergman, si no también en el personaje del actor que acude al homenaje al viejo director que es un reflejo de Max Von Sidow, actor fetiche de Bergman en su primera época.

No acaban ahí las referencias a Bergman ya que el personaje del viejo director en la película vive recluido voluntariamente en su casa en las montañas (donde luego acudirán Maria y Valentine a preparar la obra), mientras que Bergman vivió los últimos años de su vida recluido en la pequeña isla de Farö. En dicha isla Bergman rodó la película “Persona” (1966) con Liv Ullman, la cual daba vida a una actriz que se recluía voluntariamente en una isla acompañada de una enfermera.

viaje 3

La brillante puesta en escena de Assayas, algo a lo que nos tiene muy acostumbrado, acompaña la inteligencia de su complejo juego de espejos entre unos personajes con los que el director francés realiza una mezcla entre crítica y homenaje a la profesión de actriz. Artistas que  han sido, históricamente hablando, demasiado sometidas a los méritos o deméritos de un director preponderante en la vida de las mismas.

En definitiva “Viaje a Sils Maria” es una nueva muestra del talento como escritor y director de un Olivier Assayas que me ha vuelto a dejar con la boca abierta y sin ganas de dormir en unas cuantas horas. Lástima que su obra siga siendo apenas conocida en un país como el nuestro absolutamente fagocitado culturalmente por el cine de Hollywood y sus historias para adolescentes.

Gabriel Menéndez Piñera

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>