0

Campeones

campeones cartel

Hasta ahora en todas las críticas que he hecho, siempre he destacado los valores técnicos y artísticos de las películas, por encima de otras cuestiones que también pueden ser válidas a la hora de juzgar una obra cinematográfica, pero que yo considero que tienen menos importancia. Sin embargo, tras ver “Campeones” (2018, Javier Fesser) he decidido que no voy a valorarla principalmente por los aspectos técnicos o artísticos, si no que, por primera vez, me voy a centrar en el mensaje de la película y su importancia en la sociedad actual.

Marco (Javier Gutierrez) es un asistente de entrenador en un equipo de baloncesto profesional, pero ahora mismo no es capaz de gestionar su propia vida y los problemas personales le están convirtiendo en una persona detestable. Su mala actitud le lleva a perder su trabajo y a verse condenado a entrenar un equipo de baloncesto formado por disminuidos psíquicos.

campeones 3

Javier Fesser construye una película que es capaz de llegar a una inmensa cantidad de gente, pero que es especialmente recomendable para los adolescentes. Unos adolescentes a los que la sociedad de consumo cada vez les está convirtiendo más y más en clones unos de otros y para los que el término diferente les suena a chino. Para ellos Fesser construye unos personajes, protagonizados por personas con auténtica discapacidad, que muestran al espectador que la normalidad está claramente sobrevalorada y que cuanto menos problemas tenemos en nuestra vida, más no la complicamos.

Para ello el director español usa una fórmula que nunca falla, 80% de comedia y 20% de drama. Sin embargo,  es muy difícil  dar con el toque justo para que el edulcoramiento o la tragedia excesiva, no estropeen la mezcla de ambos elementos, prueba que Fesser supera con creces. Para ello usa su sentido del humor habitual, en el que se intercala el gag físico con el visual, añadiendo unos cuantos diálogos realmente graciosos en la mayoría de las escenas. El drama lo va soltando con cuentagotas, de forma que el espectador no deje de sonreir casi en ningún momento de la película, pero con la suficiente intensidad para que no se nos olvide que está presente en lo que estamos viendo.

campeones 1

Por supuesto, una de las bazas de la película es el reparto, el cual está formado en su mayoría por actores no profesionales y que además son discapacitados. Es deslumbrante el trabajo realizado, tanto por este grupo de personas, como por Javier Fesser a la hora de convertirles en los verdaderos protagonistas de la película y en unos actores totalmente convincentes, además de tremendamente graciosos. Junto a ellos un Javier Gutierrez, al que el papel principal le va como anillo al dedo, lo cual no es óbice para destacar su gran labor (una vez más) enfrente de las cámaras. El actor tiene un hijo discapacitado, por lo que seguro que para él ha sido un enorme placer participar en la película y ver el enorme éxito que está cosechando a nivel mediático y de taquilla.

La película destaca la gran labor que determinadas personas y entidades realizan para que estos ciudadanos puedan tener una vida lo más parecida a la del resto de la gente y se puedan sentir integrados en una sociedad llena de prejuicios como la nuestra. Así mismo, no deja de mostrarnos como las personas con discapacidad intelectual son diferentes (en el buen sentido) a los que nos consideramos normales, su sentido de la responsabilidad, su buen talante, su compañerismo, su capacidad de trabajo, su ilusión infantil, acompañan a todas esas manías que cada uno tiene y que le caracterizan dentro del grupo.

campeones 2

Marco, una persona inteligente y sin ninguna tara diagnosticada es, al principio del film, un ignorante emocional, incapaz de ver más allá de la punta de sus zapatos y de sacrificarse por nada que no le vaya a reportar algún beneficio personal. El trato con este equipo de baloncesto tan particular cambiará su forma de percibir el mundo y su propia vida.

Por otro lado, Fesser no desaprovecha la oportunidad de criticar ciertas cosas, como el abuso de las subvenciones que se otorgan a las empresas por emplear a personas disminuidas o algunos desmanes que se producen en los equipos paraolímpicos.

Por decir algo malo de “Campeones”, destacaría el excesivo uso de la música para guiar al espectador en todo momento y el hecho de que alguna que otra escena no aportan nada a la película y se podrían haber eliminado o sustituido por otras con mayor enjundia.

En definitiva, se trata de una feel-good movie que hace reir al espectador, que le hace pensar, que le hace sentir y que, como dije al principio, debería ser de obligatorio visionado para esos jóvenes que todavía están aprendiendo lo que es la vida.

Gabriel Menéndez Piñera

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>