0

Garras humanas

Garras humanas

Garras Humanas

Ya tardábamos en este blog en comentar una película muda, ya que es un tipo de cine que nos encanta a las dos personas que elaboramos esta página. Inauguramos las películas del periodo silente del cine con la película “Garras Humanas” (The unknown, 1927), dirigida por Tod Browning y protagonizada por Lon Chaney, Joan Crawford y Norman Kerry.
Es difícil explicar la fascinación que esta película ejerce sobre mi desde hace casi 30 años. Todo empezó cuando La orquesta Mondragón publicó la canción “Garras Humanas” en cuya letra se explica vagamente el argumento de la película y en la que en el video musical que se realizó para la canción se incluyeron varias secuencias de la misma. Bastaron esos dos pequeños detalles (la letra de la canción y las imágenes incluidas en el video) para que a partir de entonces una obsesión se metiera en mi cabeza: yo tenía que ver esa película. Sin embargo tuvieron que pasar más de 20 años para que pudiese ver cumplido mi deseo y de una forma un tanto rocambolesca. Un día estaba en una tienda de ocio mirando dvds para comprar cuando me encontré con la edición especial de la película “La parada de los monstruos” también de Tod Browning. Esta película me gusta mucho, pero ya la había visto varias veces, por lo que únicamnete cogí la caja para ver que extras venían con la película. A los 5 segundos el dvd estaba en el suelo y yo temblaba y sudaba pensando que no podía ser verdad, que era imposible. Pero lo era, tras coger el dvd del suelo y mirarlo una y otra vez, me convencí de que era verdad lo que ponía en la caja: DVD 2: Garras Humanas de Tod Browning. Por supuesto me fui directo a la caja para pagar el tesoro que tenía entre mis manos y cuando, por fin, pude ver mi objeto del deseo, mis sospechas y anhelos se confirmaron, la película era una maravillosa obra repleta de cinismo, encanto lúgrube casi irreal y con un aire canalla irrepetible.

El argumento de esta pesadilla fascinante es el siguiente: en Madrid está acampado un circo compuesto por gitanos, en él Alonzo (Lon Chaney) es el hombre sin brazos, que lanza cuchillos con los pies a la bella Nanon (Joan Crawford) que es la hija de Zanzi (Nick de Ruiz), el dueño del circo. Alonzo está enamorada de Nanon, al igual que Malabar (Norman Kerry) el forzudo del circo. Nanon se siente muy a gusto con Alonzo, ya que tiene una fobia muy especial, no soporta que ningún hombre la toque con sus manos, sin embargo la supuesta deformidad de Alonzo no es real, si no que éste oculta sus brazos bajo un corsé por una razón muy poderosa….
Garras humanasEste retorcido argumento, escrito por el mismo Tod Browning con la colaboración de Waldemar Young, es únicamente la punta del iceberg de una obra cinematográfica compleja, sucia y alucinante. En ella se tocan temas tan delicados como el fetichismo, la obsesión malsana, el incesto, el asesinato o la deformidad física. Todos estos temas aparecerán también en la obra más escandalosa del director y a la que ya aludimos anteriormente: “La parada de los monstruos” (Freaks, 1932). Sin embargo, en la obra que nos ocupa, estos tamas son tratados de una forma diferente al relato realista (casi documental) que es “La parada de los monstruos”. Aquí todo adquiere un tono irreal, pesadillesco, en el que la prodigiosa interpretación de Lon Chaney se te clava en el alma para quedarse allí para siempre. La película no es una obra de terror al uso, sin embargo es difícil que se te borre de la mente la cara de Alonzo tras visionar el film.

La actuación de Lon Chaney merece un punto y aparte, ya que en esta ocasión no es el maquillaje el gran protagonista en la creación del personaje como ocurre en sus dos películas más famosas, “El jorobado de Notre Dame” (The hunchback of Notre Dame, 1923 Wallace Worsley) y “El fantasma de la opera” (THe phantom of the opera, 1925 Rupert Julian). La clave de la interpretación de Chaney en esta película son sus miradas y expresiones, las cuales no dejan lugar a dudas sobre las intenciones en cada momento del personaje que interpreta.

No fue ésta la única vez que actor y director trabajaron juntos, ya que tuvieron una estrecha colaboración que ensalzó la carrera de ambos. Otras películas que hicieron juntos fueron: “Fuera de la ley” (Outside the law, 1920), “El trío fantástico” (The unholy three, 1925), “La sangre manda” (The road to Mandalay, 1926), “Maldad encubierta” (The blackbird, 1926), “La casa del horror” (London after midnight, 1927), “Los pantanos de Zanzibar” (West of Zanzibar, 1928) y “Oriente” (Where east is east, 1929). Esta relación hubiese continuado con la primera película de terror sobrenatural hecha en los Estados Unidos, me refiero al “Dracula” (Dracula, 1931) que dirigió Browning y para el que contaba con Chaney en el papel del conde. Sin embargo, el 26 de Agosto de 1930, un cancer de garganta se llevó para siempre al actor mas singular que ha dado la historia del cine. Este triste suceso hizo que, sin embargo, la carrera de otro actor despegara convirtiéndose en uno de los iconos populares más reconocibles del siglo XX. Me refiero, claro está, a Bela Lugosi, cuya interpretación y la imagen que creo del inmortal personaje de Stoker son ya legendarias, pero esa es otra historia….
Garras humanasPero no sólo la interpretación de Lon Chaney es destacable, ya que una jovencísima Joan Crawford, que había debutado en Hollywood apenas dos años antes, hace una gran interpretación de un personaje como es el de Nanon, que es más complicado y tenebroso de lo que parece en un principio. Esta sí sería la única vez que la Crawford se pondría a las órdenes de Tod Browning, ya que enseguida la Metro Goldwing Mayer la escogeria para hacer sus grandes dramas sonoros en los primeros años de la decada de 1930. Las primeras de estas películas fueron: “Danzad, locos, danzad” (Dance, fools, dance, 1931), “Amor en venta” (Possesed, 1931), “Salvada” (Laughin sinners, 1931), “Gran Hotel” (Grand Hotel, 1932) o “Bajo la lluvia” (Rain, 1932).
Como ya hemos reseñado antes, uno de los puntos fuertes de la película es la ambientación, ya que Browning y su director de fotografía Merritt Gerstad consiguen crear un ambiente sórdido durante toda la película que refleja la maldad encubierta que hay en practicamente todos los personajes. Así mismo el uso de la luz y de algunos decorados (como la consulta del cirujano) hacen que todo parezca un sueño, uno de esos sueños de los que quieres despertar, pero no lo consigues porque te atrapa y no te deja escapar.
Garras humanas

Al igual que otras grandes obras del cine mudo, la película estuvo desaparecida durante muchos años,  hasta que en 1968 se encontró una copia en condiciones bastante aceptables y, a partir de ella, se pudieron recuperar 47 minutos de los 63 que duraba la cinta originalmente.

Ahora mismo, encontrar esta película en dvd es complicado, ya que la edición a que hago referencia al principio de esta entrada ya está descatalogada. Sin embargo se puede encontrar todavía en alguna de esas páginas web que venden productos propios y también otros, que ponen a la venta vendedores pequeños a través de esa página. No puedo decir más sin hacer publicidad gratuita.

Gabriel Menéndez Piñera
 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>