1

Centauros del desierto

Centauros cartel.

Hablar de “Centauros del desierto” (“The searchers” 1956, John Ford), no es sólo hablar del que quizás sea el mejor western jamás filmado, si no que nos referiríamos a una de las mejores películas de la historia del cine. Una obra en la que el talento de su director John Ford, queda patente en todos y cada uno de las tomas y en la que cada una de sus secuencias tiene un significado más allá de lo que se nos muestra en la pantalla.

La línea argumental nos cuenta la historia de Ethan Edwards (John Wayne), un personaje complejo que ve como los indios asesinan a su hermano y a la familia de éste, secuestrando además a las hijas. Por ello, Ethan se lanza a una persecución de varios años intentando rescatar a sus sobrinas de los indios comanches. En su búsqueda le acompañarán el novio de la hija mayor y Martin Pawley (Jeffrey Hunter), un joven adoptado en su día por la familia de su hermano y que posee parte de sangre india.

centauros 3

Es Ethan  Edwards el personaje más complejo en la carrera de John Wayne, alguien del que apenas se nos cuenta nada de forma directa, pero del que se nos explican muchas cosas de su vida de forma indirecta, casi sibilina. Alguien enamorado (recíprocamente) de la mujer de su hermano que se lanzó a la Guerra de Secesión y siguió luchando tras acabar ésta en los grupos rebeldes sudistas, en un intento de borrar de su mente ese sentimiento. Un hombre de palabra, de moral muy particular, racista, que mutila los cadáveres de los indios y que mantiene una constante lucha entre el amor y el odio que siente en su interior.

Cuando no cesa en su empeño de rescatar a su sobrina pequeña de las garras de los indios, no sabemos si lo hace por amor hacia la niña o por vengarse de los indios que mataron a la persona a la que amaba. A esto se suma el cargo de conciencia de Ethan por haber dejado sóla a su familia a merced de los indios. Wayne está estupendo en su labor de mostrarnos todas las aristas de este personaje conflictivo en la que quizás es la mejor interpretación de su amplísima filmografía.

centauros 2

Acompañando a John tenemos un amplio grupo de secundarios entre los que se encuentran Vera Miles, Natalie Wood, War Bond, Jeffrey Hunter, Harry Carey J.r. o Antonio Moreno. De todos ellos es Vera Miles la que realiza un trabajo más destacado como eterna novia despechada del personaje de Jeffrey Hunter.

Sin duda el mayor valor de esta película se nos muestra por la perfecta colocación de la cámara por parte de Ford en todas y cada una de las escenas. Los planos panorámicos del desierto son colosales y aquellos protagonizados por los personajes poseen una gran originalidad y belleza en la puesta en escena. El comienzo del film ya nos lo avanza, en él una puerta se abre desde el interior de la cabaña y la luz del exterior nos muestra la figura de Ethan llegando a la casa de su hermano. Al final de la película, se repetirá el mismo plano al revés cerrándose otra puerta y dejando fuera al personaje de John Wayne. La cámara se mantiene fija en la mayoría de las escenas, moviéndose en muy contadas ocasiones, Ford no necesita mover la cámara ya que la coloca siempre en el sitio exacto para conseguir las mejores tomas.

The Searchers

Otro gran valor del film es el uso por parte de Ford del fuera de campo de las escenas más violentas y desagradables. En la película hay salvajes asesinatos, violaciones, mutilaciones, pero nada de esto aparece en pantalla. El sabio director nos muestra las reacciones de los personajes ante dichas atrocidades, pero no nos las enseña directamente. Sin embargo, que una película de 1956 trate estos temas, aunque sea de forma indirecta, ya da cuenta de la madurez de la misma. Sin duda Spielberg tomó buena nota de esta forma de “mostrar” la violencia en una película en teoría para todos los públicos cuando dirigió “War horse” (2011).

Uno de los temas principales del film es el conflicto permanente entre la civilización (encarnada por la familia Jorgensen) y la vida salvaje, la que representan los indios y Ethan. El personaje principal es alguien que ayuda a crear una civilización en esa tierra inhóspita, pero que es incapaz de vivir con ello. Ford nos muestra muy a las claras que Estados Unidos es un país fundado y construido a base de violencia. La búsqueda de la niña es la búsqueda de Ethan de exorcizar sus propios demonios, de tener un objetivo en la vida, él no sirve para criar ganado o para tener una granja, él sólo sirve para matar y Ford condena a su personaje a no morir al final de la película, si no a seguir vagando en vida como un fantasma sin hogar.

Gabriel Menéndez Piñera

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario de Centauros del desierto

  • Rumeinia  dice:

    Como bien dices, la forma de encuadrar de Ford es sublime. La mayoría de los planos de esta película son auténticas obras de arte. Por cierto, hace poco he leído la novela en la que se basa el filme (editada en España por Valdemar) y resulta muy interesante comparar las semejanzas y diferencias con la película.

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>