0

Robin de los bosques

robin cartel

El cine no nació como un arte, si no como un simple entretenimiento de feria y ese carácter lúdico siempre ha estado presente en buena parte de las películas producidas cada año en todo el mundo. A veces sucede que una obra cinematográfica, cuyo objetivo principal es el entretenimiento, consigue elevarse más allá de ese objetivo y se convierte en una pequeña obra de arte. Esto sucedió en 1938 con la película “Robin de los bosques” (“The adventures of Robin Hood), dirigida por Michael Curtiz, el cual llevó a lo más alto posible el cine de aventuras en esta película que fantasea sobre la vida del mítico personaje.

La historia, que mezcla realidad, leyendas y ficción nos cuenta como, tras la marcha del Rey Ricardo a las cruzadas, su hermano Juan (Claude Rains) gobierna de manera despótica el reino, sometiendo a todos aquellos que se rebelan ante su tiranía. Esto hace que el noble Robin de Locksley (Errol Flynn) junte a un puñado de hombres y, ocultos en el bosque de Sherwood, luchen contra el reinado de Juan a la espera del retorno de Ricardo a su tierra natal.

robin 3

La película contiene innumerables virtudes, pero sin duda la más destacada es el ritmo, el cual es vibrante desde la primera hasta la última escena. Curtiz nos concede apenas un par de escenas entre Robin y Marian (Olivia de Havilland) en las que no hay algo de acción, mientras que en el resto, se suceden las persecuciones, peleas y batallas entre los distintos personajes.

Además, el reparto es sencillamente inmejorable, capitaneado por un Errol Flynn en la cima de su carrera, cuyo dinamismo y espontaneidad acuerdan perfectamente con el personaje y secundado por una troupe de secundarios de altísimo nivel: Olivia de Haviland, Claude Rains, Basil Rathbone, Alan Hale, Una O´Connor y Patric Knowles, entre otros. Entre todos ellos componen un reparto global de altísimo nivel, magistralmente dirigidos por Mr. Curtiz.

robin 2

Otro de los aciertos del film es la maravillosa fotografía en Technicolor  de tres colores a cargo de Toni Gaudio y Sol Polito. Luminosa, radiante, brillante, llena la pantalla de una luz que ayuda a transmitir el optimismo general del film. En las escenas más oscuras, el contraste entre los focos de luz y la oscuridad es simplemente brillante.

Sin embargo el gestor de que esta película tenga la brillantez que posee es su director Michael Curtiz, sin duda uno de los “artesanos” con más talento del Hollywood clásico y que también nos brindaría otras maravillas como “Angeles con caras sucias” (“Angels with dirty faces”, 1938), “Casablanca” (1942) o “Alma en suplicio” (“Mildred Pierce”, 1945).  En esta ocasión nos regala una obra con una puesta en escena brillante, en la que tanto las escenas vitalistas como las más oscuras llevan su seño personal y quedan grabadas en la retina de un espectador que no da abasto ante tal despliegue de acción, luces, sombras y buenas interpretaciones.

robin 1

Curtiz no era el inicialmente elegido para dirigir esta película, si no William Keighley, el cual empezó el rodaje de la misma. Pero cuando los mandamases de la Warner vieron las escenas de acción que había rodado, se percataron que carecían del vigor y la energía que pretendían darle a la cinta. Por ello decidieron prescindir de sus servicios y contratar al director húngaro que ya había demostrado su buen hacer en ese aspecto, cuando dirigió a Errol Flynn en “El capitán Blood” (“Captain Blood”, 1935) y “La carga de la brigada ligera” (“The charge of the light brigada”, 1936).

Como punto final, no me puedo olvidar de la magnífica música compuesta para la ocasión por el austriaco Erich Wolfgang Korngold, el cual, como tantos otros, llegó a Hollywood escapando de la amenaza Nazi. Korngold nos regala una música vitalista, acorde con la idea general del film, orquestada de forma clara y directa y que se incorpora al relato fusionándose con las imágenes que aparecen en la pantalla.

adventuresofrobinhood_03

Tras ver otra vez esta gran película de aventuras y comparándola con las que se hacen en la actualidad, no puedo dejar de comentar un detalle que cada vez me molesta más en las películas de acción modernas. No entiendo que en las batallas o luchas a espada de las películas actuales se realice ese montaje vertiginoso que hace que no de tiempo al ojo humano a percibir con claridad lo que sucede en la pantalla, únicamente se ven cortes cada vez más rápidos de miembros cortados, espadas girando y chocando entre ellas, etc. En esta película las luchas a espada se pueden disfrutar con claridad meridiana, mediante una puesta en escena clásica y un montaje ágil, pero no atropellado. Esta es una de las razones por las que cada vez más huyo de las películas de acción actuales, junto a otros motivos que ahora mismo prefiero no entrar en ellos.

Respecto al mercado doméstico, había una excelente edición en DVD con una gran calidad de imagen y numerosísimos extras, pero que lamentablemente está descatalogada. Ahora mismo se puede encontrar una edición en DVD que incluye la banda sonora en un CD aparte y una edición en Blu-ray pelada de extras.

Gabriel Menéndez Piñera

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>