0

Tarde para la ira.

tarde para la ira cartel

Había oído que era una gran película, todos los críticos principales le daban una nota muy alta y en “Días de cine” la recomendaban sin fisuras. Sabía que me iba a gustar, sabía que iba a ver una gran película, pero no estaba preparado para lo que ofrece “Tarde para la ira” (2016, Raúl Arévalo). El debut en la dirección del actor madrileño es, en mi opinión, la mejor película española en muchos años ( y los que me conocéis sabéis de la rotundidad de esa frase). Un thriller adusto, sucio, violento, pero también bello e inteligente, que te hace pensar durante la proyección y reflexionar tras la misma. Una nueva muestra del enorme talento que existe en este país haciendo cine y que muchas veces se queda sin ver la luz por falta de oportunidades o de mercado para un film sin nombres para el gran público.

La película se inicia con la escena de un atraco desde el punto de vista de Curro (Luis Callejo), el conductor que espera la llegada de sus compinches para escapar. La cosa se complica y Curro intenta escapar de la policía sin conseguirlo en una primera escena que ya nos adelanta el altísimo nivel técnico que va a tener toda la película. A continuación se nos presenta a Jose, (Antonio de la Torre), el cual entra en un bar de un barrio marginal de Madrid, regentado por dos hermanos Juanma y Ana (Ruth Díaz), la novia de Curro. Esto es todo lo que os voy a contar del argumento porque considero esencial disfrutar de esta enorme película sin saber apenas nada sobre el mismo.

tarde para la ira 2

Como el género de “Tarde para la ira” es el thriller, voy a empezar hablando del guión, el cual fue creado por el propio director junto a David Pulido. Si de algo adolecen las películas de este género que se ruedan en la actualidad, incluida la multipremiada “La isla mínima” (2014, Alberto Rodriguez), protagonizada por el propio Raúl Arévalo, es de verosimilitud en el guión. Siempre encuentro algún detalle que no es creíble o lógico en la forma de actuar de alguno de los personajes. Sin embargo en esta ocasión no hay resquicios, no hay fisuras en un argumento que destila una inteligencia mayúscula, no sólo en lo que cuenta, si no también en como desgrana las diferentes situaciones y personajes a lo largo de la película.

Que Antonio de la Torre es uno de los mejores actores de este país no es nada nuevo. Que su éxito y reconocimiento popular no es el que debería ser, únicamente se debe a que su físico no es el preferido por las mujeres, aunque seguro que admiradoras no le faltan. En esta ocasión vuelve a dar una lección de sobriedad, de interpretar con la mirada y crea un personaje de los que no se olvidan con facilidad. A su lado, un sorprendente Luis Callejo nos muestra, en su primera gran oportunidad en la gran pantalla, que le sobra talento interpretativo y que dicha oportunidad le tenía que haber llegado mucho antes. Su Curro es un personaje de extremos, al que le da un realismo y una falta de estridencia que asusta.

tarde para la ira 3

En realidad los dos personajes principales son el reflejo de un mismo tipo de ser humano. Alguien no sólo bueno o malo, no sólo honesto o ladrón, alguien ni blanco ni negro, pero que sólo una cosa pone por encima de todo: los suyos, su sangre. Es éste uno de los grandes aciertos de la película, este juego de espejos entre dos personas que se ven obligadas a encontrarse para cerrar una herida demasiado grave para dejarla seguir sangrando.

Llegado a este momento de mi análisis se me acaban los epítetos para juzgar el trabajo como director de Raúl Arévalo. No sólo en lo referente a su trabajo particular, si no también como ha sabido rodearse de enormes profesionales técnicos cuya labor es magnífica. La fotografía, rodada en un formato tan en desuso como el Super 16 mm, es gloriosa, dando a la imagen la suciedad y el realismo que la historia necesita. El montaje en algunas escenas es capaz de dar vida por sí mismo a escenas de enorme calidad, lo que las eleva a la categoría de majestuosas. El uso del sonido para crear tensión es maravilloso, de forma que la música apenas existe en toda la película y es el sonido el que lleva el peso dramático de muchas escenas en las que los personajes apenas articulan palabra.

tarde para la ira 4

Sobre la labor en particular de Arévalo, decir que parece mentira que sea su primer largometraje, dado la calidad de su trabajo en todos los aspectos. El ritmo de la película es altísimo sin grandes persecuciones ni escenas de acción, y la tensión crece y crece cada minuto que pasa transmitiéndose al espectador, el cual se revuelve nervioso en la butaca como si su vida dependiera de lo que les sucede a los personajes que está contemplando. Así mismo la puesta en escena sólo se puede calificar de brillante, alcanzado cotas inusitadas en algunos momentos puntuales. Por otro lado el trabajo de cámara es excelente, alternando movimientos nerviosos de la misma siguiendo a los personajes con planos fijos que nos revelan aspectos claves de la historia.

Por mucho que busco algún defecto a “Tarde para la ira” no se lo encuentro y no conozco espectador más exigente que yo mismo a la hora de buscarle tres pies al gato a una película y más si se trata de un thriller.  La película busca el realismo a ultranza, apoyándose en unos actores que parecen tu vecino o tu compañero de trabajo y no modelos de anuncio. Por ello recomiendo fervientemente la visión de esta película que espero tenga el éxito necesario para que Raúl Arévalo no tarde otros ocho años en presentarnos su siguiente obra como director. Personalmente me he quedado con ganas de volver a ver la película cuanto antes.

Gabriel Menéndez Piñera

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>