0

El blues de Beale Street

blues cartel

James Baldwin fue un escritor y activista por los derechos civiles de los afroamericanos en su país durante la década de los 60. Su labor fue más discreta que la de Malcom X o la de Martin Luther King, por eso quizás es el más desconocido de los tres. “El blues de Beale Street” (“If Beale Street could talk”) es la adaptación que el director Barry Jenkins ha realizado de la novela escrita en 1974 por James Baldwin. En ella se nos muestra una vez más, el racismo imperante el los Estados Unidos y el sistema casi tiránico que las personas con poder de raza blanca, ejercían sobre sus compatriotas de color.

Alonzo (Stephan James) y Tish (Kiki Layne) son dos jóvenes enamorados que viven en el Nueva York de los años 70. Cada día es una lucha por salir adelante, en una sociedad que ni siquiera ve con buenos ojos que una pareja joven de color alquile un mísero piso en los barrios más pobres de la ciudad. Un día todas sus esperanzas de futuro se vienen abajo cuando Alonzo es detenido por la violación de una mujer, hecho del que es totalmente inocente.

blues 2

La película es todo un tratado de buen gusto cinematográfico. Cada escena, cada toma, es un disfrute para la vista y un goce para el espectador que sepa apreciarlo. Barry Jenkins vuelve a demostrar que es capaz de crear atmósferas muy intensas en sus películas, apoyándose en actores jóvenes que despliegan una verdad muy poco común en el cine Norteamericano.

Dentro de un reparto coral de gran nivel, destaca la debutante Kiki Layne la cual crea un personaje de pureza absoluta, alguien a quien es imposible no querer tener como amiga, hermana, prima o pareja. La joven actriz consigue transmitir toda la pureza y belleza del personaje con una facilidad insultante, de tal forma que eclipsa a todos aquellos compañeros de reparto que comparten plano con ella. La única que logra mantenerse a su altura durante todo el metraje es Regina King, en su papel de madre de la protagonista, la cual consigue mostrar la determinación y el sufrimiento que sólo una madre puede llegar a sentir.

blues 1

Barry Jenkins en su doble faceta de director y guionista, nos traslada a ese Nueva York de los años 70 en el que, a pesar de todos los logros conseguidos la década anterior, el racismo sigue campando a sus anchas. Jenkins toma partido claramente por un lado de la eterna batalla, mostrando algunos estereotipos demasiado marcados de la sociedad blanca, gerente del poder y de la mayoría de los bienes necesarios. Esto lo compensa con sus personajes de color, los cuales no carecen de defectos (a excepción de la protagonista) aunque éstos no justifican la actitud de la sociedad hacia ellos, la cual les hace refugiarse en placebos como la religión, el alcohol o las drogas.

La película, plena de lirismo, belleza y dramatismo, está narrada con muchísima clase a través de una narración no lineal, pero que no abusa de los saltos temporales, los cuales son una buena forma de poner en situación al espectador lo antes posible y que no sea de la historia de lo que esté pendiente, si no de como está contada la misma.

Pero es la labor como director de Jenkins lo que más admiración me suscita al contemplar el film. Toda la puesta en escena, los suaves movimientos de cámara entre los personajes, su habilidad para insertar al espectador en la historia me lleva a pensar que lo de “Moonlight” (2016) no fue un golpe de fortuna, si no que estamos ante el desarrollo de un director con mayúsculas, que espero que nos siga dando alegrías muchos más años.

blues 3

El romanticismo del film y su melancolía me recordó a una de mis películas preferidas. Nada menos que a “Deseando amar” (“In the mood for lovc” 2000, Wong Kar-Wai), ya que en ambas los amantes se ven castrados, ante el destino y ante una sociedad, que les impide desarrollar su amor libremente.

Si tengo que ponerle algún pero a este film, es el hecho de que algunos de los personajes secundarios están bastante infrautilizados y que podrían haber dado mucho juego a la película si se los hubiese desarrollado más. El director ha preferido centrarse en la pareja protagonista y es una opción tan buena como otra cualquiera. Sin duda estamos ante una de las películas americanas del año, pero que me temo que va a pasar bastante desapercibida para el gran público. Yo de ustedes no dejaría que me sucediera eso.

Gabriel Menéndez Piñera

 

 

 

 

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>