5

A Roma con amor

A Roma con amor

A roma con amor

El pasado domingo 23 de Septiembre, cumplí con una tradición que llevo celebrando desde hace unos 18 años, ver la nueva película de Woody Allen en el cine. La película en cuestión lleva por título “A Roma con amor” (To Rome with love, 2012) y supone la cuadragésimosegunda obra de Allen en 43 años de carrera (sin contar las dos TV movies que hizo en su momento). Me gustaría recalcar este hecho antes que nada, estamos hablando de un genio de 76 que lleva un montón de años haciendo una película cada año, muchas de ellas verdaderas obras de arte, por lo que veo injusto la posición de parte de la crítica especializada que no ha dudado en atacar ésta y otras películas dirigidas por el señor Allen en los últimos años.

A Roma con amorSobre la película que nos ocupa, lo primero que hay que decir es que el argumento está dividido en cuatro historias independientes entre sí y que se van desarrollando simultáneamente en la pantalla, recordándonos aquellas comedias episódicas italianas de los años 60. Sin embargo dos de estas historias en mi opinión son bastante flojas respecto a las otras dos, por ser básicamente puras y simples farsas, por lo que la película se resiente bastante cuando relata estas dos historias inferiores.
A Roma con amorComo suele ser habitual en el cine de Woody Allen, la nómina de actores que participan en esta obra es larguísima, estando formada principalmente por el propio Allen, acompañado de Judy Davis, Alec Baldwin, Jesse Eisenberg, Ellen Page, Penélope Cruz, Roberto Benigni, Allison Pill, Greta Gerwig, Alessandra Mastronardi, Ricardo Scammarcio y, en un papel mínimo, Ornella Muti.

Intentaré resumir brevemente cada una de las cuatro historias. En una de ellas, un matrimonio norteamericano, formado por Woody Allen y Judy Davis, viaja a Roma para conocer al novio de su hija y a sus padres. Es ésta, sin duda, la más cómica de las cuatro historias, ya que el futuro consuegro del personaje de Allen se dedica a las pompas fúnebres, lo que dará pie al americano a introducir unos cuantos gags sobre uno de sus temas preferidos, la muerte. En otra de las historias, un simple ciudadano medio (Roberto Benigni), pasa a ser famoso de un día para otro y sin que haya ninguna razón para ello con las consiguientes ventajas y desventajas que esto conlleva. La siguiente historia trata sobre uno jóvenes de pueblo recién casados que llegan a Roma con la esperanza de que unos familiares del novio le consigan un buen trabajo en la capital. Sin embargo nada más llegar ella se pierde por las calles de Roma y él tiene que recurrir a una prostituta (Penélope Cruz) para que se haga pasar por su esposa ante sus rígidos familiares. Finalmente, llegamos a la que, en mi opinión, es la historia que más pertenece al universo del director. En ella un arquitecto americano (Alec Baldwin), que en su juventud había vivido en Roma y que ahora está visitando de nuevo la capital italiana, conoce a un joven estudiante de arquitectura (Jesse Eisenberg), que vive cerca de donde él vivía y que conoce a una amiga de su novia (Ellen Page) que le creará muchas dudas, lo que le hará recordar al maduro arquitecto su época de juventud y sus problemas amorosos.

Es esta última historia, la que está mejor realizada de las cuatro y nos recuerda al Ingmar Bergman de “Fresas salvajes” (Smultronstallet, 1957 Ingmar Bergman), uno de los directores al que Woody Allen más veces ha homenajeado en su ya extensísima filmografía.

A Roma con amor

Como en casi todas las películas de Woody Allen, la música tiene un papel importante. En este caso, como no podía ser de otra manera, las piezas musicales que acompañan la película son de procedencia italiana, apareciendo temas populares como “Volare” o “Arrivederci Roma”. Así mismo la ópera italiana tiene su protagonismo con temas de las óperas “Tosca”, “Turandot”, “La Traviata” y “Pagliacci”. Además, acompañando a gran parte del metraje, suena una melodía muy simpática y pegadiza que recuerda a las que aparecían en las películas de Alvaro Vitali de finales de los 70 y principios de los 80.

A Roma con amorLa película tiene unos cuantos momentos muy graciosos y alguna que otra escena realmente bien rodadas, sin embargo el conjunto total de la película no acaba de funcionar del todo. La historia de Benigni, no da para mucho y sin embargo se alarga considerablemente, mientras que nos gustaría que la de los dos arquitectos, interpretada por Alec Baldwin y Jesse Eisenberg, durase mucho más. Es algo que pasa habitualmente en este tipo de películas en forma de episodios, en las que casi siempre hay un relato más flojo que estropea el conjunto de la obra.

Otro aspecto que no me acaba de convencer es el montaje, la interacción entre las historias se muestra atropelladamante, con cortes bruscos de una historia a otra. Además alguna escena, principalmente en la historia de Begnini, resulta demasiado artificial sin ningún sentido de la realidad. Además, mientras veía la película, eché de menos alguna de esas maravillosas tomas panorámicas con las que siempre nos ha obsequiado este director. No es que no haya esas tomas, pero no son tan buenas como suelen ser en el resto de sus películas. De todas formas, la película sí tiene algo fundamental en las películas de Allen, ese “algo” especial que no se como describir, se podría llamar encanto o algo similar, pero hace que te de igual lo que pase en la pantalla, tú estás sentado en el cine, mirando a la pantalla y disfrutando del momento.

En definitiva, no es de las mejores películas de Woody Allen, más bien es una de las diez peores, sin embargo sigue siendo Woody Allen, eso debería bastaros para ir a verla. A mí me basta con eso y con pensar que tenemos la oportunidad de ver en el cine, en el momento de su estreno,  las películas de uno de los mayores genios que ha dado el arte del cinematógrafo. Nuestros hijos nos envidiarán por ello, de eso ´podéis estar seguros.

Gabriel Menéndez Piñera

5 comentarios a A Roma con amor

  • ivete montello  dice:

    pos tambien tengo el costumbre de ir siempre ver las pelis de wood allen, pero esa la verdad es que me ha defraudado muchisimo. y de hecho creo que la critica en general ha hablado, menos mal de lo que de verdad es. creo se no fuera firmada por el seguramente tendria criticas “mas sinceras” . el montage es equivocado, el guion es amateur( esperava una explicacion razonable para la historia de roberto begnini y ??), los dialogos de alec baldwin me parecen peores que de un fantasma chino … tenia ganas de volver a taquilla y pedir mis 8 euros y eso la verdad es que no me esperava con una peli de wood allen. perdona parecer un poco agresiva pero me hacia falta desahogarme jejeje. ( lo sinto por alguno error de español es que soy brasileña )

    • Gabriel Menéndez Piñera  dice:

      No te preocupes Ivete, este blog se hace (entre otras cosas) para que la gente contraste sus opiniones con las nuestras. Puedo entender perfectamente que no te haya gustado la película, pero es que a mi Woody Allen me gusta tanto que quizás no sea totalmente objetivo a la hora de valorar sus películas una a una. Quiero decir que a la hora de valorar una de sus películas siempre recuerdo todos los grandes ratos que me ha hecho pasar con el resto de su obra. De todas formas, ya puse en la crítica que era una de sus peores películas. Un saludo

  • lolo  dice:

    Con Match Point si que estoy de acuerdo.Me encanto el guion y los actores estan muy dignos.Eso si,en lo que se repite,como en delitos y faltas y en pelis posteriores es en el final¡Que mania de matar a la querida¡¡Y encima a Scarlett¡¡¡Pero me gustó muchisimo.Cuando la bola queda en suspense sobre la red esta muy bien pensado. La que menos me gusto,con muchisima diferencia,es VicKy,CRis…Me parecio una guia turistica pura y dura,con unos personajes que rayan en la exageracion en cuanto a comportamiento bohemio(es que soy un poco conservador).Aparte de que no soy muy fan Pe

  • lolo  dice:

    Ire a verla,como siempre,y seguro que me gustará verla,como siempre.Pero creo que nunca debió salir de Manhattan.La mayoria de sus ultimas pelis son mas bien un recorrido turistico por ciudades que imagino llenaran los bolsillos de Rollins y Joffe que NYC no llenan.Pero de vez en cunado alguna te sorprende,como por ejemplo “Whatever works”,y en todas hay 4 o 5 golpes geniales que hacen que solo por eso merezca la pena ir a verlas.Espero que vuelva por el redil y nos deleite pronto con otra obra maestra,que seguro que llegara(y espero que Alan Alda salga en ella):Saludos y gracias por vuestro trabajo.Esta muy bien currao

    • Gabriel Menéndez Piñera  dice:

      Gracias a ti por tus comentarios, aunque en este caso estoy de acuerdo sólo en parte, ya que creo que de su periplo europeo hay una muy buena película que es “Midnight in Paris” y una increible obra maestra que es “Match Point”

Comentarios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>